sábado, 18 de septiembre de 2010


Reaccioná, el veredicto ajeno no te deja prosperar. El criterio de los demás hoy en día es tu verdugo. Razoná, ¿acaso estás siendo lo que verdaderamente sentís que sos? ¿Acaso creés que sos importante ante el ojo extraño? Voy a responder con sensatez, sin un gramo de ofensa. No, no sos esencial ante ningún ser. Para mí lo eras, pero ya ni siquiera eso... tu mentalidad cambió y no supiste ver alguien con principios, alguien que sinceramente te deseaba el bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario