viernes, 3 de septiembre de 2010


Qué lástima que a gente de buen corazón otras personas que no tienen buenas intenciones les cambien los pensamientos. Qué lástima una amistad descartable. Ninguna de las dos somos malas personas, cada una sigue su rumbo, cada una por donde corresponde. Elegimos caminos distintos, yo por mi parte elegí ser por sobre todas las cosas buena persona, después una chica divertida. Vos, por la tuya elegiste serme indiferente e irte con aquellas que dicen saber lo que es la vida, aunque si querés puedo demostrarte que la vida no se disfruta siendo una más del montón. Irte con personas que lamentablemente no sirven como amigas, no sirven como apoyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario