lunes, 27 de septiembre de 2010


Qué egoísta ando siendo con la felicidad. Parece que no quiero ser feliz.

Cuánta gente querría vivir lo que vivo y yo desperdiciando lágrimas por el mundo. No quiero entender que hay cosas peores que un tonto amor fallido, miro las noticias y me siento extramadamente culpable por malgastar mi existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario