miércoles, 1 de septiembre de 2010

Por fin.


Nuestro amor comenzó insípido, así también concluyó. Las esperanzas se desvanecieron con un grito aclarador. Somos diferentes, nadie va a cambiar por nadie. Acabó, por suerte el capítulo titulado con tu nombre terminó, no de las mejores maneras, no como quería, pero por suerte agradezco que finalizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario