domingo, 26 de septiembre de 2010


Nunca imaginé extrañarte de este modo, jamás se me ahogó el corazón de esta manera.

Y te odio, y te amo. Y descubro que estoy hundida en tu ser, que de este punto nadie es capaz de escapar, y te veo y te siento, todo lo contrario a lo que podés hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario