miércoles, 8 de septiembre de 2010


Mi ser emite una luz blanca y pulcra. Mi alma va desojando cada pétalo de indiferencia. Sigue doliendo un poco, quizás un poco más de lo que debería, pero puedo conformarme, aunque... me dijeron que no debo ser conformista, debo pedirle más a la vida, aunque las fuerzas se hayan retirado hace un tiempo. Absurdo es seguir insistiendo que con lo que tengo logro ser feliz. También acotaron que siendo así nunca la vida me va conceder lo que deseo porque, en fin, carezco de pasíon, lo único que necesito para subsitir es lo poco que me da un insensato caballero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario