viernes, 24 de septiembre de 2010


Me queman las lágrimas. Ruedan calientes por mi rostro, ruedan negras por el puto rimmel que usé para impresionar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario