miércoles, 8 de septiembre de 2010


Es cierto que la tristeza es un vicio. Ya no puedo recomponerme, me arruiné de por vida. Las agallas que me quedaban para seguir en busca de lo que sí me merezco con el tiempo emigraron a una persona que se sepa manejar en esta vida. No me tengo ni a mí, también perdí la cabeza por amor. Te amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario