sábado, 11 de septiembre de 2010


Dame, dame un poco de todo el amor que te desborda el corazón. Insistime un poco más, casi me atrapás. Acercate y dame el beso más profundo de tu vida, el que perdure en nuestras almas por el resto de los tiempos, aquel beso que despierte en la gente envidia. Dámelo a pleno sol, o puede ser bajo lluvia, una escena telenovelezca de las tres de la tarde, dámelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario