lunes, 6 de septiembre de 2010


Auténticos accionamos y eso a la vida le molesta. Le incumbe demasiado la prohibición de nuestras carnes. Nos insiste en la mentira más cruel y despiadada de que no somos complementarios. Somos libres, vivimos genuinos. Imponderables si hablamos del alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario