lunes, 6 de septiembre de 2010


Atosigante me siento ahora. La escena que conformamos es tediosa. No nos toleramos, te amo pero es imposible. Inútil es seguir con una mentira que pisa los pies.

No gritemos más, sosegate y hablame con tu voz serena que tanto adoré. Obsequiame armonía. Realizemos un pacto de conciliación que ultimamente andamos pecando mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario