jueves, 26 de agosto de 2010


Se me cuela por los dedos el amor que tenía para darte. No quiero donárselo a nadie, era exclusivamente para vos, aunque no dejé que lo entendieras. Entiendo, yo si fuera hombre tampoco me eligiría. No soy la princesa de los cuentos por eso no busco ningún príncipe, y sé que posiblemente la vida me quiera hacer cambiar, porque el camino que recorro no tiene una parada en la felicidad y no soy digna de que me amen. Me resistí mucho tiempo ante esta mediocridad, creo que no voy a cambiar jamás, aunque el corazón se me siga rompiendo en pedacitos, aunque eso signifique quedarme sola toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario