jueves, 12 de agosto de 2010

Puedo decir entonces que mis lágrimas son el envase de tu alimento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario