viernes, 13 de agosto de 2010

Por poco.


Mi ser fue testigo de tu benevolencia, en el pasado cuando por poco -siempre inconformes- éramos felices. Pensando que nunca te perdería te perdí, y mi ruina aumentó de a poco. Hoy pienso por qué será que no aproveché de tu presencia mientras acompañabas mi camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario