martes, 24 de agosto de 2010


No conservo resentimiento dentro de mi corazón. Sé que estoy tratando de vivir y no solo sobrevivir. Sé que cada meta que intente cumplir se ganará a mi favor y que el mundo hoy está de mi lado aunque mucha gente no lo tolere. Que la felicidad que recibo es una devolución de favores con el odio y la tristeza que me tocó sufir en algún momento, y mis ganas de bailar no mes la saca nadie. Pero siempre surge un pequeño inconveniente y esta vez otra vez un pantalón entró a mi vida para desacomodarme cada pieza del rompecabeza, sabiendo que son bastantes negativas la estadísticas y más aún el amor que sentís por mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario