lunes, 9 de agosto de 2010

Mierda.


En mi mente sigue retumbando tu voz, en mi corazón sigue tatuado tu nombre. No sé cómo estas cosas pudieron preveerse, ahora solamente sé que estoy atrapada y nadie me brinda auxilio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario