miércoles, 25 de agosto de 2010

Me doy cuenta.


Me doy cuenta que el amor no es para mí, no me es conveniente. Cada paso que intento dar una piedra posa en mi camino intentando evitar que cruze aquella ciudad de los desamores.

Me doy cuenta que no puedo ser feliz por más de una semana. Sé que estando enamorada o no voy a llorar, porque es así, mi personalidad es sencible hasta el punto del idiotismo. Me duele no poder avanzar en esto, y mucho más que se me agrupe la amistad para arruinarme del todo.

Me doy cuenta que confiar... sólo en pocas personas se puede, y que una señal me pide un retiro. Para no pensar en nadie más, sabiendo que casi todas las personas que amo alguna vez me fallaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario