lunes, 23 de agosto de 2010

Final feliz, ¿final?


Dónde me depara el futuro en el futuro lo sabré, tampoco me interesa saberlo. Hoy puedo contar un cuento con final feliz, hoy es el día en el que soy capaz de saltar de alegría. No necesito un millón de dólares, ni sentirme superior, necesito estar llena y hoy lo estoy. Ya no necesito de tu amor, eso quedó en el pasado que espero pisar muy pronto y ojalá la vida me sorprenda, ojalá. Ya no subsisto de tus migajas, soy libre y así me siento. Feliz, por encontrar el camino correcto fijándome cautelosamente que no haya lobos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario