sábado, 14 de agosto de 2010

Cadena perpetua.


No estás reprimiéndome nada, sé que tus intenciones son gratas. Entendeme, simplemente estoy condenada a tus pies. Mi castigo es verte y no poder poseerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario