jueves, 29 de julio de 2010

Un minuto después.


Un minuto tarde.
Puedo distinguir a una chica produciéndose, se está preparando para su primera cita. Afuera está su amor, esperándola. Ella sigue, se maquilla, quizás exagera con ese tono de labios, ese vestido negro es muy voluptuoso, no sabe caminar muy bien con tacos, pero le da igual, todo por verse linda al frente de su amor.
Una hora reloj afuera estubo esperando su amor, hasta que por fin se decidió a salir sin saber lo que la esperaba. Salió, toda producida, toda maquillada, y su gran amor, su primer y único amor ya no estaba más.
Un minuto cambia la historia, puede hacerla desaparecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario