viernes, 2 de julio de 2010

sin glorias.


Como siempre, no sé como empezar, tengo muy en claro lo que quiero decir, esta vez quiero explicarte que seguís en mí, que a pesar de que pasen los meses siempre, siempre, siempre vas a perdurar en mi pecho. Esta vez el dolor se siente demaciado real, esta vez el griterío de los sentimientos míos aturden demasiado. No parece que el tiempo mejore las cosas, no parece que mejore mucho. Intenté muchas veces hacerme entender de lo real, intenté y nunca pude lograrlo, porque insisto que seguís en mí, insisto que siempre vas a estar en mi corazón. No es la historia de amor más agradable, no creo siquiera que lo nuestro fuese una historia pero quién sabe en un futuro tal vez. Las esperanzas siguen erguidas junto a mis pies y mis luchas sin glorias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario