domingo, 18 de julio de 2010

Sabés hacerme feliz.


Soy bastante exagerada, pero es cierto que una simple sonrisa tuya, una mirada o cualquier frase ilumina mi día. Cualquier cosa que venga de tu ser a mí me puede, quizás un enojo, una crítica o una relación con alguien no, pero yo hablo de las cosas buenas tuyas, de esos chistes que, a pesar de que sean bastante malos y dejen que desear me matan, de hecho varias veces pudieron hacer secar unas cuantas lágrimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario