viernes, 9 de julio de 2010

miedos.


Hace poco decidí a escribir que ya no tenía miedo de ciertas cosas, hoy voy a publicar mis miedos. Como el miedo enorme que le tengo a la soledad absoluta, al quedarme sola sin nadie que me proteja, un miedo horrible puede ser a esos espíritus o fantasmas que atormentan a la gente. Un miedo lindo es el miedo a perderte por completo, el miedo a que nunca más hablemos y ya ni te acuerdes de mi nombre. Tengo un miedo impresionante a la humillación, a ser el ''hazme reír'' de todos. Un miedo simpático es el miedo a las cosas que forman algún cuerpo o algo así, no sé si explico muy bien, pero es como cuando tenés mucha ropa y están en la oscuridad plena y ves un especie de cuerpo que te asusta. Un miedo doloroso es el miedo a amarte toda mi vida, el miedo a no poder desprenderte más de mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario