lunes, 5 de julio de 2010

lo que me queda.


Se me borró todo lo que había escrito cosa que por bien o mal no causa deseperación. No causa desesperación porque hay cosas peores, no causa desesperación porque entendí que nunca vas a leer nada y es un poco en vano todo el esfuerzo que te dediqué, creeme que no soy de dedicarle esfuerzo a las cosas. Mis esfuerzos no dieron frutos, no sirvieron más que para quedar un poco tonta o perdida, no me ayudaron demasiado yo diría que fui un tanto ingenua en algún punto de este tema, soy bastante principiante. Perdí muchas personas, personas que no me imaginaba perder en mi vida, pero veo que la persona que menos la esperas te descepciona y la que no, la que no también. Siempre me replanteé si estaba en lo correcto, supuse que con amar no hay gravedad, siempre traté ser buena persona porque lo que se siembra se cosecha -supuestamente- y me dolió con el alma esta cosecha escasa, no funcionó. Y hoy me veo y me doy lástima yo misma, sentada llorando y escribiendo, al lado un paquete de pañuelitos casi terminados y pañuelos ya usados, de vez en cuando dejo caer mi cabeza al teclado y suena un ruido que hace que la levante. Me rasco el pelo y sigo en la escritura, pensando en qué voy a hacer de ahora en más, qué me queda por hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario