martes, 6 de julio de 2010

La vida resultaba mucho más fácil de escribir que de vivir.


Es así, mi título es así y aunque se enojen lo defiendo a muerte. Es mucho más fácil escribir mi vida que hacerla, no puedo vivirla porque nada de lo que quiero lo obtengo, mejor opto por plasmarla en un papel, escribirla y ver así mis propias mentiras. Digo propias mentiras porque de tanto que las pienso hasta a veces me creo varias cosas, yo no sé que voy a hacer con mi vida, no sé si realmente quiero estar con vos, a veces creo que es producto de mi imaginación. No sé si alguna vez llegué a amarte, no sé si soy capaz de eso. Se dice que cada quien ama a su manera, yo no sé si fue mi forma, no sé qué fue lo que me hizo dudar, no entiendo por qué me importa, supongo que por que si entendiera que no te amo no me dolería tanto, o directamente no me dolería tu partida. Lo que pasó fue raro, un poco sínico dolió bastante y no termino de entenderme ni a mí misma y eso genera bronca, genera ganas de dormir diecisiete horas seguidas levantrme, mirar tu foto y seguir en mis sueños, quiero hacer eso pero no puedo, no puedo porque hay obligaciones y adultos que obedecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario