miércoles, 14 de julio de 2010

Dos ya no.

No entiendo tu mirada
no creo ya en tu risa
la vida fue deprisa
apiadándose de nada

No entiendo el por qué
si es que alguna vez fallé
preocuro olvidarme de vos
y que en mi vida no exista
el número dos.

Ya no más amor,
sanará el dolor
que alguna vez alguien causó
y sin dar la cara se retiró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario