sábado, 31 de julio de 2010

Carcel mental.


Sé que aunque intente negarlo cinco mil veces y hasta en algún punto yo misma me crea esa mentira de que te olvidé, siempre, absolutamente siempre voy a volver a vos. ¿Y cómo no volver? Si ya te siento tan mío, y te quiero para mí, ya no hablo de amor, hablo de egoísmo, te quiero para mí. Estás dentro de mi propia carcel mental, estamos los dos encerrados ahí y ahí quiero estar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario