domingo, 11 de julio de 2010

Antónimo, sinónimo.


Los dos tenemos un mal humor que no nos lo quita nadie cuando nos enojamos, pero vos sos un tanto creído o agrandado y yo no creo ser así.

Somos diferente porque vos creés que llevándote el mundo por delante vas a ganar así, una tribuna alavándote, aplaudiéndote, yo intento que la gente me quiera por acciones, aunque no muchas veces lo consiga. Vos tenés la cualidad de que te salgan chistes, malos, pero chistes al instante para sacarle a la gente aunque sea una pequeña sonrisa, yo no sé que decir y parecería que no me importa.

Somos parecidos por las cosas que decimos, siempre al mismo tiempo, somos casi idénticos en cómo nos va en la escuela. Hacemos a veces la tarea, tenemos dos desaprobadas, nos ponen menos, hablamos, leemos. Somos iguales porque los dos tenemos bastante miedo al qué dirán.

Somos parecidos pero a la vez tan distintos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario