domingo, 27 de junio de 2010


Un día me dijeron que hay cosas peores, y ese fue el día en el que dejé de llorar día tras día. Un día me gritaron que no hay mal que por bien no venga y ese fue el día en el que me enganché con el destino, buscando quizás algunas explicaciones. Un día entendí que no muy seguido pasa ese ''si lo deseás con todo tu corazón, se vuelve realidad'' y ese día entendí también que deseando mucho no se gana y me impuse a seguir, no deseando, seguir luchando. Un día me escribieron que siga y ese mismo día frené, pero después de mucho tiempo supuse que frenando no ganaba nada, es más perdía mucho más, y me propuse obtenerte. Y cuando las cosas se tornen negras, cuando tu mirada no tenga siquiera un poco de brillo, buscá esas frases optimistas, porque al principio pueden parecer bobas, podés llegar a decir ¿Y esto cura el dolor? y yo puedo decirte, puedo gritarte, puedo enojarme y decirte que SI que lo cura, que entiendas esas frases porque tienen mucho de cierto. Entonces está en tu desición seguir o no, está en tu desición seguir buscando excusas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario