domingo, 27 de junio de 2010

Siempre que llovió, paró.


Siempre que llovió, paró. Y ese es nuestro caso, amor.

Yo nunca me hice la clásica pregunta ¿Por qué a mí? supongo que las cosas tienen que pasar por algo, supongo que de alguna u otra manera busqué todo esto. Algún que otro dia acepto que dolió, dolió bastante, pero como dije en un principio, siempre que llovió, paró. Y podrán pensar cualquier cosa, que soy una pobre tipa que cree en algo que nunca va a pasar, y no juzgo a los que lo piensan, pensar es libre, y no puedo controlar los pensamientos de las personas, ni siquiera los mios, y mis pensamientos se enfocan casi siempre en vos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario