martes, 29 de junio de 2010


No sé muy bien qué fue eso que me hizo perderme por completo en vos, no sé que fue. Creo que tuviste un poco de culpa, yo estaba muy mal en esos momentos para no ilucionarme, yo no quería regalar mi corazón otra vez, pero llegaste y todo lo arruinaste. Me hiciste demasiado feliz, te lo puedo admitir, cada hora que pasábamos juntos era una bendición, para mí era insólito pensar que un día se iba a acabar. Al fin y al cabo todo acaba, todo termina y nosotros dos no fuimos la excepción, nunca empezó verdaderamente pero en fin acabó bastante mal.

Jamás fuimos lo suficiente buenos unos para los otros, nunca pretendí ser digna de vos, creo que contra el corazón se puede hacer poco y nada, y realmente más nada que poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario