sábado, 26 de junio de 2010

Esperanza.







No perdí todo, no perdí del todo. Queda muchos juegos por jugar, queda éste por terminar. Queda mi vida para llorar, queda también tu siguiente paso para hablar. Queda más de lo imaginado, queda lo que no fue, queda lo que será y queda sobre todo esto, una esperanza, la mejor, la más buena y la que quiere ayudar. Queda esa esperanza para seguir los pasos del futuro, queda esa misma esperanza para luchar y caer una vez más. Esa esperanza que, acepten o no, por alguna razón brilla en cada uno. Queda esa esperanza que te hace creer en vos mismo, esa que te suplica arrodillada no bajes los brazos, queda tanta esperanza, y por eso le agradezco, porque mientras tengas esperanzas no va a haber dolor, o tal vez muy poco. Porque esperanza hiciste de mí una mejor persona, una luchadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario