sábado, 26 de junio de 2010

Cuestiones.


No es cuestión de culpar a nadie, no es cuestión de juzgar al destino. Es cuestión de poner la otra mejilla, es cuestión de no rendirse. Tampoco es cuestión de decir
hasta acá llegué
, el tema no es odiar. El tema es vivir, amar. No quisiera cambiar de un día para el otro, el tema no es ese. No cuestión de echarse para abajo, no es cuestión de perder en las otras categorías, no puede ser cuestión de querer irse. Es cuestión de aprender, es cuestión de saber que el tiempo todo lo mejora. No es cuestión de pensar sin pensar, es cuestión de pensar pensando, es cuestión de aprender un poco más cada rato. Nunca fue cuestión mía, nunca fue cuestión de ellos, eso no importa. El tema es que hace daño, el tema es que llega a doler. Se dice que hay que poner lo mejor de sí, si la vida me deja, voy a hacerlo, pero vida: DE JA ME. Ojalá se dieran cuenta, ojalá vieran en el fondo de mí todo lo que pasa, ojalá alguien me entienda, porque no es cuestión de dar lástima, es cuestión de desahogarse. Y en el futuro no muy lejano, vida me vas a ayudar, pero no es cuestión de exagerar es cuestión de reparar. Porque es fácil escribir, es fácil pensar, es mucho más fácil hablar, pero ¿cumplirlo? Y bueno.... tendré que hacer algo para cumplir mis cuestiones, porque no es cuestión del fracaso. No es cuestión tampoco de olvidarse lo vivido, es cuestión de agradecerle a esa gran persona que ayudó, no es cuestión de entenderlos, es cuestión de querer así. Porque no es cuestión de saber sólo lo que es bueno, hay que aprender a saber que es lo malo también, es cuestión de poner en práctica lo bueno y descartar lo malo. Porque no es cuestión del saber, porque hasta el más sabio es ignorante y el ignorante burlón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario