martes, 29 de junio de 2010

Ah.

Siempre fue más fácil echar en cara los defectos de los demás que ciertas cosas arreglar, siempre fue mejor quedarse sentado, ahí, tranquilo, viendo como el mundo se hunde, importándote muy poco los demás. Tu diversión era solamente juzgar, era desonrar a la gente, siempre quisiste sentirte una mejor persona humillando. Nunca reconsideraste, la verdad, si podías cambiar, por lo menos para las personas que te aman, nunca te importó siquiera tu propio bien. Siempre fuiste vanidoso, odioso, siempre quisiste aparentar, nunca o muy pocas veces llegaste a ser alguien, eso te destruye, eso te mata por dentro, eso no te deja dormir, te sentís tan inferior que no podés pensar en tu felicidad. No podés darte cuenta que tu felicidad es ver felices a la gente, siempre fuiste una gran mentira, quieras o no aceptarlo. Siempre fingiste mucho, de mi parte unas felicitaciones, un excelente actor. De mi parte unas felicitaciones y un adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario